Entradas

DE ATEOS Y CREYENTES ―Los durmientes―

Imagen
                                                     Pilar Alberdi   «A un mundo que soportase su propio fin mientras no le sea negada su proyección cinematográfica, no se le puede asustar con lo inconcebible» dijo Karl Kraus . Estamos en ese momento, por lo tanto, es necesario preguntarse quiénes son los « durmientes », es decir, los irreflexivos . Para ello necesitamos hacer un breve recorrido por la historia de las creencias. Comencemos: los romanos llamaron « atheos » a los cristianos por la sencilla razón de no practicar la adoración de los dioses del Imperio. (En realidad, no sancionaban la falta de « creencia », sino la falta de práctica del rito ). Por su parte, los cristianos llamaron a aquellos adoradores de muchos dioses: « paganos ». [1] La impiedad hacia los dioses ha sido siempre castigada. En Grecia, por ejemplo, a los acusados de « asebeia » (« impiedad »), se los desterraba. Siguieron ese camino ―entre otros― Anaxágoras , Protágoras , y Aristóteles . Exilio

ESCUCHAR LA OTRA CAMPANA

Imagen
  Pilar Alberdi                                                              «La duda es uno de los nombres de la inteligencia» . Jorge Luis Borges                                   «Cuando lo impensable ocurre se convierte en lo que da qué pensar». Reyes Mate   Sí, yo quiero escuchar la otra campana por los medios de comunicación, pero eso no ocurre. Aquí hay un solo discurso. Para oír al otro hay que bucear en las redes. ¡Qué pena! Le llamamos Democracia, pero… Me doy cuenta que este tema impregna nuestra vida por entero. No es difícil, enciendes el televisor y no hacen otra cosa que decirte que te vacunes, que la gente acude masivamente, surgen expertos como hongos que repiten machaconamente una y otra vez lo mismo. Enfermeras que en su vida han visto ni estudiado en profundidad temas de biología molecular o de elaboración de vacunas te aseguran que lo mejor que puedes hacer es acudir a vacunarte, tengas la edad que tengas y las condiciones físicas en que te encuent