© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)

jueves, 24 de mayo de 2012

AMAZON Y LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID



Por: Pilar Alberdi


Lo que para nosotros como escritores independientes es un bien, parece que para otros sectores es un mal. Ayer, saltaba en el diario La información las declaraciones de un librero, del presidente de la CEGAL y de la directora de la 71º edición de la Feria del Libro de Madrid, les dejo abajo el enlace a la noticia.Todos coincidían en que el gran enemigo de ese 30% menos de ventas que los libreros echan en falta estos últimos meses es culpa de Amazon. Lo sorprendente es que ninguno haya pensado en esta crisis económica, y que vender un 30% menos equivale a menos ventas, pero no a bajar el cierre, dramática circunstancia por la que ya han pasado otro tipo de empresas, no en vano el número de personas en paro en España es de 5.000.000.
También se les podría recordar a los libreros que firmaron acuerdos con la plataforma de Libranda, que representa a un grupo de editoriales para la venta de lectores y libros digitales, de tal modo que ellos, como libreros también pudiesen sobrevivir con ebooks a alto precio. A ese tipo de reuniones, según sé, también se invitó a pequeñas editoriales, que convencidas de cuál sería el futuro que les contaban, todavía hace un año, no incluían en sus contratos la reserva de los derechos digitales en los nuevos contratos que elaboraban. ¿Tan ciego estaba el sector? Es evidente que sí. Si de un libro el autor recibe sólo un 8 o un 10 %, comprendemos la razón. Las escritoras y escritores sobre los que se levanta esta poderosa industria son los últimos de la lista, salvo raras excepciones.
Y ahora, en plena crisis, se sorprenden de que los autores que no tengan algunas de sus obras ligadas a contratos, ya sea con editoriales o representantes, se tomen la libertad de publicar en la plataforma editorial que representa Amazon.
Pero les voy a explicar las ventajas que nos da Amazon: nos pueden comprar desde cualquier parte del mundo, decidimos el precio, podemos corregir rápidamente el contenido de la obra si algún lector nos escribe y nos señala una errata, tenemos la opción de cambiar la portada si observamos que no llama la atención, y si se diera el caso que no nos sentimos a gusto, la retiramos en cualquier momento. Cuando nos plazca. También podemos ponerla gratis. Y ¿quién la promociona? Nosotros. ¿Quién nos da las cuentas? Amazon. Podemos verlas todos los días y a fin de mes nos hace una transferencia bancaria o nos envía un cheque. ¿Suele ser así con las editorales convencionales? No.
¿Los beneficios para el lector? Autores nuevos, posibilidad de leer parte del texto antes de decidir la compra, precios accesibles, posibilidad de bajarse el ebook en formato Kindle a otros soportes como Windows, Mac, Android, iPhone, iPhad gracias a aplicaciones gratuitas que facilita Amazon. Por tanto, ni siquiera se le obliga al posible lector a comprar el lector digital, aunque a la mayoría, lo reconozco, nos gusta el modelo por su bajo costo, el tamaño, poco peso, la sencillez de los mandos, la posibilidad de incluir dentro de su biblioteca miles de libros.
Como comprenderán, cualquier autor con un mínimo de iniciativa estará encantado. Nadie le dirá qué debe o no publicar, que está de moda. Comprobará por sí mismo si su obra tiene eco o no, y siempre la podrá ofrecer desde sus blogs.
Yo he tenido varias libros en el top 100 y ahí continúan. Uno de ellos estuvo dos meses en el segundo puesto. Otros, entran y salen del top según las ventas. Pregúntenme ustedes si estoy contenta. La respuesta es sencilla: sí. Y eso no quiere decir que no tengamos competencia. La tenemos, enorme. Aparte de todos los ebooks de editoriales que figuran en Amazon, y que son miles, constantemente hay ofertas especiales: por ejemplo, para el día de la madre hubo 160 ebooks de editoriales a precios reducidos, a continuación ebooks sobre la monarquía española...
Pese a todo, yo apuesto por este futuro digital, por seguir en donde estoy, Amazon, y por aumentar la presencia de mis obras en otras plataformas que vayan surgiendo y que también quieran aceptar a los autores independientes. Y, además, tengo la suerte de que no voy sola, me siento bien acompañada por la familia, por los amigos, y por supuesto, por los lectores.


Enlace a la noticia citada:
"Amazon se perfila como el enemigo número uno de la Feria del Libro de Madrid"
http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/literatura/amazon-se-perfila-como-el

28 comentarios:

  1. Excelente tu planteamiento, Pilar. En la Feria del libro en Miami el año pasado se debatió mucho el tema. Y fue entonces cuando Javier Sierra nos recordó que a principios de los años 40 salían las "ediciones de bolsillo" y todo el mundo, aterrado. Nada ocurrió. Como ahora sabemos, la novedad del formato no produjo el final de libro sino que ayudó a que crecieran juntos.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante lo que nos recuerdas, Violeta. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Magnífica entrada, Pilar. Completamente de acuerdo contigo en todo, y comparto además lo que señala Violeta. Más valdría que se dejaran de discutir, de buscar culpables y de rasgarse las vestiduras, y se pusieran las pilas de verdad, porque echar la culpa de la bajada de ventas a amazon no es más que una pataleta sin sentido. Amazon ha sabido posicionarse en un negocio con mucho potencial, y el que no se adapte o plantee algo innovador, se quedará atrás. !!Felicidades!!. Me encantan todas tus entradas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Félix.Por supuesto, comparto tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Oportuno e interesante post que me ayuda muchísimo en cuanto a enviar mis libros a Amazon, el único problema que tengo es que Calibre no me ayuda a presentar mis dos libros de poemas, salen distorsionados, y la portada sale mal, este post reitero me ayuda muchísimo, saludos Pilar.

    ResponderEliminar
  6. Adán, escríbeme a mi correo y te contesto lo que necesites saber. pilar@pilaralberdi.com
    Gracias por dejar aquí tu opinión. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Iván, ¡qué estupendo verte por aquí! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Una gran entrada! Y plagada de verdades que están ahí y muchos se niegan a ver... La competencia en Amazon es feroz, pero nos ofrece tantos beneficios...
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Querida Pat, has dicho bien.
    Creo que el mayor beneficio es esta relación que se establece de manera directa entre los escritores y lectores; incluso entre los escritores que se ayudan entre sí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. `Pilar, como siempre magnífica, clara y precisa. Me ha encantado tu artículo. Felicidades por él y por como eres, de verdad.

    ResponderEliminar
  11. Pero que muy bien dicho, Pilar. Que hubiesen sido previsores, porque esto se veía venir: la crisis económica y la del papel; y nada, las editoriales seguían haciendo uso y abuso de los escritores. Menos mal que llegó Amazon. Yo también estoy contenta.
    Me encantó este artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Pilar, como sabes, yo también publico en Amazon, pero no termino de convencerme. Leyendo artículos como este me pregunto por qué y creo que la única razón que me queda es que echo de menos el papel. Los lectores me piden mis novelas en un libro en papel que puedan tomar prestado en la biblioteca o comprar en la librería de al lado de su casa.

    Pero todo lo que dices es cierto. La libertad que proporciona ahora mismo Amazon a un escritor es su mejor baza. Y el control sobre tu trabajo la segunda.

    Enhorabuena por la entrada. Me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Que razón tienes, mejor evolucionar a quejarse, adaptarse a la situación y aprovecharse menos del bolsillo del lector.
    Lo que más me gusta, que uno es libre de publicar y no depende del criterio de una persona, o personas, que deciden lo que tiene o no que gustar a la gente. Cuantas buenas obras se habrán quedado por el camino por no tener padrinos en editoriales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Completamente de acuerdo, Pilar. Si me lo permites la comparto en mi muro.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  15. Sí, Mercedes. Así es. Es inútil oponerse al cambio. Imagino aquellas calles del pasado con carruajes y caballos frente a los nuevos vehiculos a motor. Aquí hay un cambio y todos nosostros, nos guste o no, ya somos parte de él.
    Va mi cariño.

    ResponderEliminar
  16. Amelia, yo siento que la mayoría de nosotros comparte tus sentimientos. Y, me doy cuenta, que a los jóvenes escritores que anhelaban su primer libro en papel... Los que ahora tienen entre 25 y 30 años, por ejemplo,les cuesta mucho asumir este paso, y creo que nos miran sorprendidos. Al menos, eso es lo que yo he podido constatar en las conversaciones que he mantenido personalmente o por email. También se extrañan las personas cercanas a nosotros, como bien comentaste el otro día en el grupo de la Generación Kindle, pero a los niños no, ellos están abiertos a todo lo que pueda llegar. A veces, no saben ni lo que es un lector digital, o qué representa una plataforma editorial, pero en cuanto uno se lo explica, les parece lo más normal del mundo que haya "una nube en Internet" de la que uno pueda bajarse libros...
    Gracias por tus palabras, Amelia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Fantástica entrada, justa y certera. No hace falta decir nada más.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Tienes razón, Paloma. Se ha fabricado mucho "producto" ya sea de obras o de "nombre" de autor y se ha dejado a gente por el camino.
    Hemos visto a tanto autor copiándose a sí mismo o intentando que su obra se parezca a la de otros, porque eso vendía... Lo dije hoy en un grupo, un día llegó la palabra "thriller" y se impuso, y como eso más cosas.
    Y ha habido, incluso, ejemplos que resultan chocantes y contradictorios, como el de Kent Follet, un autor de bestsellers, que no lograba convencer a sus editores de que le publicasen "Los pilares de la tierra", porque, según ellos, no era eso lo que esperaban sus lectores... Pero impuso su criterio y logró demostrar que ese libro, al que él consideraba con más calidad, también vendía. Y Doris Lessing presentó una obra suya ya publicada pero con un seudónimo a una editorial y le escribieron desestimándola.
    Y ahora, tenemos a la señora Rowling, sacando al mejor postor su próxima obra... Una novela para adultos que nadie conoce, salvo sus íntimos. Y después dirán que no prima lo comercial...
    Pero bajando a nuestra altura, al menos a la mía, seguro que muchos hemos caído, de una u otra manera, en errores, en concesiones, por ejemplo, en los temas sobre los cuales escribir, en los concursos a los que presentarnos, aún teniendo dudas sobre su honestidad, porque buscábamos una oportunidad.
    Pero eso, estoy segura de que estos "olvidados o negados por la industria editorial" encontrarán, los tienen ya, llámense Lulú,24 Simbols, Bubok, Amazon...cauces nuevos, irán llegando más, para avanzar hacia un lector que espera, además, precios acordes a su bolsillo y más tratándose de ebooks.
    Muchas gracias, Paloma, por tu comentario.

    ResponderEliminar
  19. Regina, por supuesto que puedes compartirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por sumar tus palabras, Antonia. Y más siendo en este momento la autora que ocupa el primer puesto en el top 100 de Amazon.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Muy buen artículo, muy completo.

    Estoy de acuerdo con que el ebook ha llegado para quedarse y, usando el palabro de moda "democratizar" el escenario.

    Sin embargo creo que, si bien a Amazon ya le va bien, el resultado es que el escritor, salvo la tipica excepción, aborda un modelo en el que le faltan horas porque debe ser además corrector, diseñador y publicista.

    Sobre todo esto último, y como los medios de una sola persona son los que son, corremos el riesgo de "matar" el modelo por saturación publicitaria.

    ResponderEliminar
  22. No sé quién eres, Quanta, lo habitual es que en este blog me dejen mensajes las personas que conozco, pero te contesto:estoy de acuerdo con lo que dices de que el tiempo no alcanza, soy la primera en reconocerlo, pero como escritores sé que todos hemos utilizado los fines de semana y las horas correspondientes al sueño para leer o escribir. También sé que para aquellos que tienen niños pequeños se complica todavía más.
    Hay grupos en los que los escritores nos ayudamos y nos facilitamos información, retwiteamos nuestros mensajes y apoyamos a los compañeros. Algunos, han creado páginas en donde han sumado a los demás para dar visibilidad a los ebooks del grupo; supongo que irán surgiendo otras; hay quien ha pagado publicidad en Facebook o quienes están haciendo traducir sus obras. Hay blogs de reseñas a los que podemos dirigirnos. Hay revistas y grupos de literatura, y sobre todo hay entusiasmo e interés en leer las obras de los demás. Por eso, creo que todas las opciones son válidas.Nos alegramos cuando una compañera o compañero va a una emisora de radio, sale una nota de prensa en un periódico o venden sus ebooks a una editorial. Porque se da el caso de que ahora hay editoriales que miran hacia los autores que están en Amazon.
    La verdad es que aquí cada uno es libre de hacer lo que le plazca, pienso que todas las posibilidades que surjan son válidas, y que cada uno decidirá lo que le convenga, según su edad, su trayectoria, y sus expectativas.
    Y aunque se me olvidó comentarlo, Amazon, trabaja con una empresa, que también puede editar los libros en papel como para venderlos en la plataforma, similar a lo que han hecho Bubok o Lulú. Y, además, buscando que sea una edición económica. Aunque, yo creo, que quienes optamos por los ebook, continuaremos por ese camino, porque entendemos que el futuro de la edición es digital.
    Espero haber contestado con esto a tu pregunta. Y te agradezco tu comentario.

    ResponderEliminar
  23. A veces, el refranero nos da las respuestas más contundentes para casi todo: renovarse o morir. Ahí está la clave. Los tiempos cambian y quien se resista a adaptarse se quedará atrás. Y ahí sí que las quejas están de más.

    Me ha encantado tu entrada.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Mayte.
    Yo creo que a todos, sin excepción, nos cuestan los cambios, y más con esta crisis.
    Y en cuanto a nosotros como escritores, cada uno es consciente de su esfuerzo y del de los demás, para conseguir la visibilidad de sus obras.
    Creo que recordaremos esta etapa con cariño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Estimada Pilar, soy Manuel, autor del blog "Ríos de tinta electrónica" y únicamente decir que estoy totalmente de acuerdo con el artículo y con los comentarios.
    Aunque el fenómeno del libro electrónico se veía venir desde lejos muchos lo han tomado a la ligera, como una moda pasajera que quizá no llegaría a nuestro país. Amazon lleva aquí sólo unos meses y ya parece el culpable de la crisis del sector editorial.
    Lo más preocupante de la noticia es el anuncio del Sr. Valverde de que CEGAL estaría pensando en un nuevo portal de venta online... ¿De verdad necesitamos el enésimo portal de venta para que no cambie nada?
    Mucho más coherente sería, como dice Violeta Balian, hacer los cambios necesarios para que libro en papel y electrónico encuentren una merecida convivencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Me gusta mucho lo que dices, Manuel. Una merecida convivencia, pero también, si es por pedir que no quede, que los autores independientes fuésemos acogidos en otras plataformas, a las que ahora no podemos acceder, pero lo mismo ocurría con los libros, sino es a través de determinadas editoriales o distribuidoras no se puede acceder a las librerias, especialmente, a las más importantes
    Un abrazo, Manuel, y gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.