© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)

viernes, 12 de marzo de 2010

Unas palabras para Miguel Delibes

Miguel Delibes: un hombre de familia, un hombre enamorado de su mujer, a la que consideraba «su equilibrio». Un hombre que conocía bien Castilla y que tuvo que vérselas con la censura cuando era director del diario Norte, y con la necesidad de sacar adelante una familia numerosa.
Pese al admirar por admirar tan vacuo que circula hoy por hoy en la vida, la figura de don Miguel Delibes, ha logrado escapar a ese trágico destino.
Le debo la lectura agradecida de sus libros. Recuerdo el impacto que me produjo Las Ratas, y también Los Santos Inocentes y Cinco horas con Mario.
Él hablaba de una España tan real que por serlo casi no se veía.
Le debo también la lectura de algún libro mío, en donde me señaló incluso alguna errata de publicación para ver si podía ser corregida en la siguiente edición. No me debía nada. Pero siempre me contestaba.
Le debo el tiempo que me regaló, y la certeza de que podía ser escritora. Le debo que sin conocerme, actuase de algún modo, como un padre, capaz de empujar a la chavala al encuentro con su destino. Cualquier cosa que él me dijera yo la traducía como un «sigue, sigue... continúa». Imagino a cuántas personas más habrá ayudado a permanecer en su destino.
Por eso aunque es un día triste, es tiempo de laureles para un vencedor que logró llegar al final de su camino sin doblegarse ante nadie más que no fuesen la vida o la muerte...
Un abrazo, don Miguel y mi recuerdo permanente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión.