© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)

viernes, 14 de octubre de 2011

UN LIBRO DE FRIEDRICH TORBERG



Por: Pilar Alberdi

El libro que nos presenta la Editorial Sajalín, incluye las novelas breves Mía es la venganza y El regreso del Golem del escritor Friedrich Torberg (1908-1979). Según los datos que nos ofrece la editorial: el autor "emigró a Suiza en 1938 y participo como voluntario en el ejército checoslovaco en Francia". Tras la ocupación nazi el PEN Club internacional logró poner a salvo a varios escritores europeos entre los que se encontraba Torberg. Más tarde regresó a Austria,y falleció en su ciudad natal, Viena.
Mía es la venganza se inicia con historia de un hombre que acude todos los días al muelle del puerto de Nueva Jersey con la intención de ver llegar a alguno de los ex compañeros del barracón de los judíos, con quienes estuvo internado en el campo de concentración de Heindenburg.
Durante el transcurso de la novela conoceremos lo que sucedió en ese campo a partir del oficial Hermann Wagenseil.
La historia refleja, a la manera de un ensayo novelado, cómo se impone el mal y qué factores utiliza para conseguirlo. Uno de ellos era evitar la solidaridad entre las víctimas.
Creo que pocas veces se llega al profundo análisis qué hay en esta novela para presentarnos la locura de poder mancilladora de Hitler y sus secuaces.
Si pueden ustedes imaginarse un barracón para 40 personas en el que se instala a 80 ya tienen el comienzo de la historia... Frente a esta tragedia se definirá un dilema moral.
Algunos de los personajes tienen las preguntas y las respuestas. Pero, a veces, no son las preguntas ni las respuestas adecuadas, y la víctima ya no sabe sobre qué mínimo de raciocionio o de esperanza sostener su voluntad.
El final que ocupa apenas unos pocos renglones, resulta algo confuso, pero aún así, creo que quien lea esta novela no podrá olvidar la imagen de ese hombre que en un puerto de EE.UU. espera ver llegar a alguno de sus antiguos compañeros del Barracón de los judíos del campo de Heinderburg.
Evidentemente, una sola fotografía de lo que ocurrió por aquellas fechas alcanza para sentir el agobio de una monstruosidad como la ocurrida, pero aquí está explicada con palabras como funciona una mente enferma, la del oficial Wagenseil.
Lo que podamos leer e interpretar en la siguiente novela El regreso del Golem que apela a aspectos más literarios que la anterior sobre el escenario de la cruel realidad, no hace más que ampliar nuestro conocimiento de los hechos ocurridos, de la torpeza del mundo político de la época que no quiso ver a tiempo lo que estaba sucediendo, de lo fácil que un sistema organizado pudo aniquilar sistemáticamente a un pueblo y de cómo el poder de los que iban ascendiendo en esos mandos de crueldad inusitada, a veces, era tan insignificante en el conjunto de esa máquina de matar que era el nazismo, que también podían tener sus días contados y acabar siendo víctimas.
Dos obras que hay que leer, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión.