© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


lunes, 5 de noviembre de 2012

«LIBERACIÓN» DE SÁNDOR MÁRAI



Por: Pilar Alberdi

Liberación de Sándor Márai ( Ed. Salamandra , 2012) fue escrito en 1945 y publicado por primera vez en el año 2000. Es un texto enormemente contenido, pero bajo su superficie las emociones fluyen y nos tocan.
Asistimos al asedio de Budapest por los rusos. Defienden la ciudad los alemanes y los integrantes de la organización Cruz Flechada, una especie de gestapo local.
A través de estas páginas se nos comenta lo que fue la vida en Budapest antes de la guerra. Con un narrador omniescente y en tercera persona, conoceremos la vida de la joven Erzsébet Sós y también la de sus vecinos y conciudadanos. Hubo una Budapest habitable. Luego llegó la guerra. En realidad, la protagonista no debería estar en la ciudad. Tenía orden de marcharse con los estudiantes evacuados, pero hubo una razón, su padre, perseguido y oculto en la ciudad. Un hombre cuyo nombre y apellido y la trayectoria que le avalaba suponía su persecución.
Entonces, después de la tragedia constante, llega el momento de la liberación. Y observamos con estupor los días y los instantes previos al asedio. Hay preocupación, pero también esperan el final, el cierre histórico de cuanto ha sucedido, la salvación sin saber cuál será. Ha habido tanta muerte, tanto cuerpo abandonado o enterrado en cualquier parte, tanta desvastación y pillaje... Hay quien intenta reorganizar sus ideas: primero llegaron los nazis; ahora los bolcheviques... Se espera esa liberación que no se sabe qué consecuencias tendrá para cada uno y para la sociedad en general. Minuto a minuto cada estallido de una bala de cañón torna eternas las horas. Quien era burgués intenta acercarse a los obreros; del mismo modo que quien en un principio ayudó a algún judío luego se distanció.
A mí el sentido último de esta novela, las emociones que me ha despertado, me ha recordado a las que viví la primera vez que leí los siguientes libros: Esperando a los bárbaros de Cavafis (1863-1933), y dentro de este el poema que lleva el nombre que da título al libro; El desierto de los tártaros de Dino Buzzati (1906-1972) o Esperando a Godot de Samuel Beckett (1998-1973). Obra que también he visto en teatro. En todo momento está claro que estamos leyendo literatura, pero es una literatura que nos deja una vivencia honda y persistente y que a nivel de estructura literaria se basa en la demora de la narración de los hechos y de lo que va a acontecer a continuación creando en el lector expectación y ansiedad.
La humanidad de Sándor Márai, en este caso, nos recuerda lo mejor y lo peor de lo que somos capaces los seres humanos, y más en tiempos de crisis como es una guerra. Al final llegan las venganzas igual que las había al principio.
«Llamaban a las puertas en plena noche, guiados por las denuncias, en cuestión de denuncias, en aquellos tiempos no había escasez.»
Quiero volver a leer esta obra, pero cuando pase más tiempo, es una de esas que ocupa ya uno de los estantes de libros favoritos de mi biblioteca. Una de esas en las que la ciudad, Budapest, se convierte en personaje dentro de un drama en el que la vida vale poco y nada.
Sándor Márai perdió cuanto tenía en esa guerra, de algún modo Liberación es un reflejo de lo que vivió, su obra fue prohibida y él y su familia emigraron a USA en donde acabó quitándose la vida en 1989.
Entre sus libros de memorias: Confesiones de un burgués, ¡Tierra, tierra!,Diarios.


Quizás y dada su reciente publicación, estaría bien acompañar la lectura de este libro con otro publicado por Galaxia Gutemberg: El continente salvaje de Keith Lowe. En este ensayo se ofrecen datos importantes de lo que fue el día después de la Segunda Guerra Mundial... No el que generalmente vemos en las películas, no, el real y el que afectó a todo el continente. En el siguiente enlace pueden leer una muestra gratuita de 30 páginas que ofrece la editorial.
Continente salvaje de Keith Lowe

3 comentarios:

  1. Y con la habilidad que demuestra siempre Sándor Márai transmitiendo emociones... Un libro que tengo que leer. Y más tras tu fantástica reseña. El que no conocía es el de Keith Lowe. Muy buena pinta que también tiene. Gracias por la recomendación Pilar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Margari por tu visita y por tu opinión.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Pilar, Sándor Márai me encanta. Este libro en concreto todavía no lo he leído pero libros como "La herecia de Eszter", "La hermana" y sobre todo "La mujer justa" me gustaron muchísimo.
    Es cierto, lo que dices, con Sándor Márai se degusta la LITERATURA así con mayúsculas.
    Gracias por compartir y saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.