© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


martes, 16 de julio de 2013

FIESTA Y TRADICIÓN JUNTO AL MEDITERRÁNEO











Este recorrido fotográfico, realizado ayer sobre las siete de la mañana por la playa de Rincón de la Victoria (Málaga)muestra una escena habitual, la de las pequeñas barquitas que se acercan a la costa, la de los pescadores. Faltan las personas que pasean caminando, corriendo o circulando en bicicleta y que lo hacen por el paseo, pero también muestra la foto la presencia de varias embarcaciones, llamadas jábegas, hubo una competición el domingo, y esa barca de color blanco, que ya estarán adornando con flores y en la que, esta tarde, transportarán la figura de la Virgen del Carmen.
La última foto, para que ustedes puedan ver el resultado completo, está tomada del blog http://rincondelavictoriamiedeniazul.blogspot.com Y es el acto final y el broche que cierra las fiestas del pueblo.

5 comentarios:

  1. Qué gran cosa es tener la posibilidad de conocer un poco más las costumbres de los diferentes pueblos, y a tan solo un click. Hermosas imágenes de las barquitas, las jábegas, la virgen del Carmen rodeada de flores, y el mar en Rincón de la Victoria. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Precioso reportaje de esa tradición tan marinera.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigos, la intención era esa, dar una imagen de un día especial para este pueblo y para muchos otros del Mediterráneo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. bonitas fotos dan sensación de tranquilidad y paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay mucha paz a esa hora. El mar y el cielo son de un color gris claro que apenas permite distinguir el horizonte. Hay brisa, siempre la hay. Algunos días se escucha el rebalaje de las olas sobre la playa, y aquí y allá cantan gorriones, tordos, algunas cotorras argentinas, palomas, gaviotas. Así, entre saludos a los vecinos, las voces de la televisión y el aroma a desayunos, que ya salen de las puertas de los restaurantes y de un par de hoteles, se despiertan todos los sentidos y es un buen momento, sin duda, para poner en orden los sentimientos y también las tareas del día.

      Eliminar

Gracias por dejar tu opinión.