© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


sábado, 2 de agosto de 2014

¿LA «SOLUCIÓN FINAL» EN PALESTINA? UN NUEVO HOLOCAUSTO



Por: Pilar Alberdi

He escrito mucho en este blog sobre temas relacionados con la Segunda Guerra Mundial y el holocausto judío, pero no han sido los únicos temas de los que he escrito, por supuesto. La inhumanidad que portamos, aquello que nos hace menos dignos, no solo me mantiene en alerta sino que me indigna. Por esta misma razón, se hace justo y necesario que escriba ahora sobre esa nueva ofensiva israelí denominada «Margen protector», un triste eufemismo, no peor que aquel que hablaba de «campos de trabajo», y que destruye la vida de miles de palestinos.
Sé que no todos los judíos están a favor de esta guerra y eso me conforta, pero cuando se ve al gobierno de Netanyahu llamar a más reservistas, a Obama (¿por qué se le dio un Premio Nobel de la Paz?) enviar más armas, a los representantes de los países árabes mantener silencio, igual que el gobierno español. Frente a esto, una debe por fuerza preguntarse en qué mundo vive, en qué país y qué puede hacer para cambiarlo.
Cuando la ONU tras varios días de masacre dijo que había una «alta posibilidad» de que se estuvieran cometiendo crímenes contra la humanidad solo logró alarmarnos por su falta de representatividad de esa misma humanidad. Y los palestinos que se refugian como última solución en las escuelas de la ONU, también son masacrados.
Una mujer palestina decía por la televisión que los estaban matando como a cucarachas, así es, y además lo estamos viendo, sufriendo con ellos, llorando por ellos, pero desde la comodidad, que tampoco podemos cambiar de nuestra vida.
¿Qué hace la ONU que no ha intentado la evacuación de los civiles? El 60% de la población palestina son niños. ¿Qué hace la comunidad europea? Siempre esperando las ordenes de los lobbies norteamericanos. ¿Qué hace el gobierno de España que no ha llamado al embajador de Israel? Pero, ¿qué va a hacer este gobierno que ha empobrecido, humillado, acosado y maltratado a su propio pueblo, y que lo sigue haciendo. Nadie hace nada.
Hemos visto imágenes en las que caen octavillas sobre Palestina avisando que evacuen los barrios porque van a ser bombardeados. ¿A dónde se puede ir la gente? Como si fueran piadosos, hemos visto avisos de detonaciones que caen sobre las casas que van a ser bombardeadas, artefactos no inocuos, sino que pueden matar también, casas sobre las que cinco minutos después cae la destrucción total. ¿Alguien podría escapar? Como nada se respeta, también se bombardean hospitales; y mientras una política israelí, mujer para colmo, pide que se mate a las embarazadas palestinas, un soldado israelí se jacta del número de niños palestinos que ha asesinado como francotirador y que no duda en mostrar la cifra en su TL.
Los nazis olvidaron en su día que destruir al otro siempre acaba en destruirse a sí mismos. Es lo que hoy están olvidando los sionistas y quienes les apoyan.
En estas terribles circunstancias, la portavoz de la embajada de Israel en España se ha atrevido a acusar a Yolanda Álvarez, periodista española, corresponsal de TVE en Palestina, de ser miembro de Hamás y no ha dudado en escribir una larga nota.
Resulta intolerable esta matanza. Si es insoportable de ver la violencia que se ejerce sobre un pueblo indefenso, tiene que ser espantoso estar allí y soportar los cuerpos heridos, mutilados, aplastados de tus familiares, amigos y vecinos, los hogares destruidos, el caos y la indiferencia de quienes pudiendo detener este holocausto no lo hacen, y a los que deberá exigírseles, su responsabilidad en los hechos.
Actos y palabras, eso es lo que tenemos para enfrentarnos al mundo. Pensemos: pensemos ¿qué podemos hacer por Palestina? Solo llorar con ellos no alcanza.
Esta mañana escribía en mi TL @pilaralberdi
«Me estoy hundiendo en las heridas del mundo y sangro y sangro. #FreePalestina
Y a continuación me he dirigido a la portavoz de la embajada de Israel en España para decirle, después de leer sus mensajes:
«A la @Portavoz_Israel en España: lo que está sucediendo se llama “genocidio”, “holocausto del pueblo Palestino”».#FreePalestina
¿Qué más puedo hacer? ¿Qué podemos hacer?
Lloro por Palestina, pero eso, no basta.

7 comentarios:

  1. He compartido tu post en mi facebook, yo soy de México e igual no soporto lo que esta pasando, sobre todo la indiferencia de quienes pueden detener la masacre, pero eso solo me hace preguntarme después de Palestina ¿Quien sigue?

    ResponderEliminar
  2. Si viniera de otros todavía, pero precisamente por lo que han sufrido todos esperábamos más de los judios. O mejor dicho, hablemos de los Israelitas, no vaya a ser que piensen que estamos en contra de ellos por su religión (aunque todos los judios del mundo parece que defienden lo que hace el estado de Israel). Hace poco leia en Google+ como Martin Varsavski un judio argentino que vive entre España y USA como los defendía hablando del sufrimiento de los judios cada vez que se tienen que esconder en el bunker antimisiles cada vez que hay una alerta de misil. O como se queja de que Asad o ISIS están haciendo más daño y nadie se queja tanto como de ellos. ¿Que somos, niños? ¿Como el otro es más malo, yo puedo serlo menos?

    ResponderEliminar
  3. Por si alguien tiene interés, este es el post en Google+: https://plus.google.com/110874778461943365830/posts/W6gboTJ2bSr

    ResponderEliminar
  4. Mi visión del pueblo Judío siempre tuvo cierta ambivalencia. Por un lado los veía como víctimas de holocausto de la segunda guerra mundial. Condenaba la indiferencia de ciertos protagonistas de ese retazo de historia ante la matanza nazi; entre ellos Pio XII y el Vaticano. Cuando leí "Los Protocolos de los Sabios ancianos del Sión", a pesar que muchos dijeron que era un libro espurio , una estratagema de Stalin para avalar el genocidio que también infligieron a los judíos, me quedó un resabio de duda.
    Leí "Oh Jerusalén", profundicé más en el devenir histórico del pueblo judío y la valentía
    con que constituyeron y defendieron su nación, con todo el mundo en contra, en especial los Ingleses que los abandonaron a su suerte contra la "Liga Árabe" que se unieron y armaron contra Israel para desparecerlos del mapa;saliendoles a estos el tiro por la culata, al ser vencidos por los judíos.
    He leído también equilibrados y ecuánimes analistas judíos que afirman que en algún momento se hará insostenible el que Israel siempre gane y destruya todo a su alrededor para perdurar como nación si siguen con sus ansias de expansión territorial.
    En algún momento los árabes en conjunto y unidos podrían vencerlos después de originar una conflagración de dimensiones impensables que comprometerían la paz mundial.
    Todo lo que expongo me hace pensar, si no hubiera sido mejor que jamás se formase la nación judía si iba a traer tantas guerras y muerte para conservarse como tal.

    ResponderEliminar
  5. Hay infinitas maneras de justificar lo que hacemos, ya sea la guerra o la paz. ¿Por qué ante esa opción elegimos la guerra, la violencia, las masacres y carnicerías? Es porque tenemos miedo de sufrir, miedo al otro, al diferente, miedo a perder lo que tengo, lo que soy.
    Pero hasta que no veamos todo el horror de la violencia, verlo quiere decir comprenderlo como cuando tocamos un hierro que nos quema la mano y la apartamos sin ninguna resistencia, seguiremos haciendo la guerra.
    Y por supuesto, en todo ello está implicada la manera de vivir adecuadamente, con orden, para no provocar ni generar violencia ni guerra. El desorden es la guerra, es robar, hurtar, invadir, es imponer mi idea y teoría por sagrada y maravillosa que la considere.

    ResponderEliminar
  6. Tus palabras las comparto plenamente, y sólo dan ganas de llorar, pues es tan poco lo que se puede hacer contra tanta barbaridad. Sólo pienso: ¿y si fuera yo, mis hijos, mi familia, a los que masacraran? ¿Y si yo fuera Palestina?
    Siempre he visto al mundo como dos mundos paralelos: uno que conserva su humanidad, vive y sufre con la búsqueda del equilibrio, e intenta ser persona humana por encima de todo; y otro que se ha desprendido totalmente de cualquier rasgo humano y habita para destruir, incluido a sí mismo. Lo hemos visto a través de la historia, y la historia del mundo es de lo más cruel y triste... Como bien apuntas, la crueldad no es patrimonio solo de conquistadores, ni de conquistados; parece que la crueldad sea la capa más fina que el hombre lleva a flor de piel, y con la que más le gusta vestirse y como vemos, siempre se carga de razones para su justificación. (No entro en detalles, porque me pongo enferma).
    Lo de Gaza es imperdonable, como todos los genocidios que se han practicado en el mundo, que ya sabemos, ha sido una práctica muy común.
    Estimada Pilar, me honra tu crítica justa sobre el tema y la valentía de exponerlo, palabras que quedan ahí, como una reflexión, una queja, una llamada, que se une a esa "voz de la gente" y que espero lleguen de algún modo, y esto se detenga.
    Es triste que ante la guerra, las palabras no sirvan de nada, ya lo escribía Alberti:
    "Siento esta noche heridas de muerte las palabras"
    O quizás no...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por sus comentarios, por compartir sus sentimientos, por dejar aquí sus anhelos de paz.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.