© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


sábado, 18 de julio de 2015

HABLEMOS CLARO


Por: Pilar Alberdi


Es probable que en los próximos meses la realidad que conocemos cambie. La presencia de tropas norteamericanas en España se ha cuadruplicado desde 2008. Son demasiadas las preguntas y pocas las respuestas. Intentaremos desentrañar algunas. En los años setenta del pasado siglo se pasó del patrón oro al valor de la moneda norteamericana. El lugar donde se fabrica esta moneda se llama Reserva Federal, la mayoría de nosotros asumimos que es un organismo del gobierno norteamericano, pero es una institución autónoma, está compuesta básicamente por unos doce bancos más una Junta de Gobernadores. Ninguna de sus decisiones pasa por la presidencia ni debe ser aprobada por los diputados o los senadores. Mientras que un presidente puede alcanzar los cuatro años en el gobierno, el presidente de la Reserva Federal puede alcanzar un período de catorce años. Personas relacionadas con esos bancos han participado o participan en los gobiernos de muchos países e instituciones internacionales ocupando puestos de relevancia en el Banco Mundial, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional, la Comunidad Económica Europea. Algunos de esos bancos han sido la causa o al menos la punta del iceberg visible de la crisis de 2008. Algunos especialistas estiman que la Reserva Federal dio créditos opacos a bancos, empresas y personas.
Estados Unidos es el país con mayor deuda externa en cuanto a su tamaño, pero no con referencia a su PIB que sólo supone un 35 %. La segunda mayor deuda externa mundial es la de España, que representa ya el 103% del PIB. Como las deudas de Portugal y Grecia, resultará impagable.
Durante estas últimas décadas, y este es un dato importante, se produjo la mayor privatización de la historia, léase, China, territorios de las ex-repúblicas soviéticas. De ese modo aumentaron su riqueza muchos inversores y, por supuesto, las oligarquías locales. En Alemania, por ejemplo, se creó una institución de nombre Treuhand para privatizar y administrar las propiedades de la RDA. También decidió sobre cuáles empresas quedarían operativas. Los expertos han señalado presión por parte de multinacionales situadas en la RFA.
Pasados los años y con la bonanza económica de Rusia y China, éstas, al mismo tiempo que progresaban, pasaron a formar parte del grupo de acreedores de Estados Unidos. Con la compra de bonos del Tesoro de aquel país han colaborado a mantener aquella economía y, a la vez, la economía internacional, sin embargo, durante años también han solicitado cambios. Sobre esta cuestión pueden leerse algunos discursos de Putin, por ejemplo, el que ofreció en el Club Valdai, en Sochi, Rusia, al que se puede acceder en inglés desde la página web de la presidencia de Rusia. Estas nuevas potencias económicas han mantenido dudas sobre el sistema monetario internacional y han solicitado a sus «compañeros-socios», así llaman a los gobernantes norteamericanos y al resto de los dirigentes occidentales, su colaboración para encontrar un modelo que se ajuste al interés de todas las partes. Tanto en este discurso como a través de las numerosas entrevistas que ha concedido, Putin, ha dejado claro que Rusia no tiene la intención de encerrarse en sí misma, ni ser un «modelo a imitar» por otros como en el pasado. Tampoco están dispuestos a que se les convierta en un «enemigo exterior» de nadie. Afirma que tienen un amplio territorio al que prodigar sus esfuerzos, y han explicado que están en desacuerdo con políticas intervencionistas como las que lleva a cabo Estados Unidos en otros países, así como esa especie de «caos controlado» como el que se ha establecido en Oriente Medio y que mucho tiene que ver con el petróleo allí existente, y al que no han aceptado que nadie les arrastre, tampoco creen que el mundo tenga que actuar desde una visión «centripolar o unipolar» ni tan siquiera «multipolar» que llevaría a focos de anarquía, y que hay organismos con una larga trayectoria como la ONU, que se podrían «rejuvenecer-mejorar» para llevar a cabo los objetivos que el mundo actual reclama en una etapa de consenso. Mientras tanto, China se ha dedicado al comercio. Y juntos, estos dos países, han reclamado en diversas ocasiones la revisión del actual sistema monetario, porque en un mundo que hasta hoy se rige por el dólar estadounidense y las organizaciones afines, léase Banco Mundial o FMI, basado esencialmente en la emisión de moneda, la caída de ésta conllevaría el seguro riesgo a otras economías. La creación del euro no fue sino la versión europea de reforzarse ante la situación.
Valoremos otras cuestiones: en 2011 el gobierno alemán solicitó a la Reserva Federal norteamericana que les devolviese el oro que tenían allí depositado. El silencio fue la respuesta, por lo que los alemanes pidieron verlo, solicitud que les fue denegada. La contestación fue que no podrían devolvérselo antes de 2020. Alemania tiene otra parte de su oro en Inglaterra, Francia y otros países. Es un dato oficial que el Tesoro de los Estados Unidos tiene en la reserva unos 76.900 millones de dólares en efectivo, lo que representaría un 0,39 % de su deuda externa.
En esta situación, ante la duda de lo que Estados Unidos pudiesen responder con su moneda bajo la pretensión de una hegemonía económica que ya no es tal, volvemos a recordar que se salió del patrón oro en los años setenta del siglo XX, tanto Rusia como China comenzaron a comprar oro, previendo la creación de una nueva moneda que sustituyese el papel que estaba haciendo el dólar. Mientras tanto se unían a Brasil, India y Sudáfrica, con los que han creado una nueva organización económica, conocida como BRICS, la sigla resume las iniciales de los nombres de esos países, y han puesto en marcha un banco para sus propios fines pero con la opción de que servirá en un próximo futuro a otros países. Un dato importante: la compra de oro por parte de Rusia y China se mantuvo subiendo hasta finales de 2012. Fecha en que el precio de la onza de oro, ( 28 gramos) alcanzó su precio más alto, 1900 dólares. Para estas compras Rusia obtenía las divisas de la venta de gas y petróleo, en ese momento el barril de crudo se cotizaba a 100 dólares. China, compraba oro, especialmente, gracias las ganancias de sus exportaciones mientras se iba convirtiendo en la gran potencia económica mundial que es hoy en día. Al mismo tiempo, los dos países dejaron de comprar bonos del Tesoro de los Estados Unidos en 2011.Recordemos que una grave crisis económica había comenzado en 2008 debido a la «burbuja» de los créditos bancarios. La respuesta de Estados Unidos, que siempre mantuvo sus reservas de crudo prácticamente sin explotar, fue acentuar su presencia en Oriente Medio, y muy especialmente la explotación de hidrocarburos en su propio país a través del fracking. En esta situación de crisis y con una clara intención geopolítica comienza a consumir su propio producto (evita comprar) y vende de su producción el 10% con lo que en poco tiempo logra bajar el precio del barril del petróleo. En tres años (2012 al 2015), aunque la mayoría de las personas no lo hayan percibido en sus bolsillos, el precio del barril se redujo más del 50%. Esto ha debilitado la economía de varios países como exportadores de petróleo o gas como son los casos de Rusia, Venezuela e Irán. Frente a esta situación, China, siempre hábil para los negocios se ha dedicado no ya a continuar comprando oro, ni bonos del Tesoro de los Estados Unidos, sino barriles de petróleo para aumentar sus reservas en previsión de lo que pueda necesitar en el futuro o quizá también para vender, ya que algunos inversores piensan que aún bajará más. En este tiempo el gobierno estadounidense ha realizado acuerdos con países de América Latina, especialmente con aquellos con los que puede llevar adelante inversiones sobre el tema del petróleo. También China, Rusia e Irán han realizado inversiones o facilitado créditos a países de Latinoamérica. También son tenedores de deuda europea. El petróleo es un bien no renovable y se calcula que en 2025 se necesitarán al día 120 millones de barriles para cubrir las necesidades del mundo. Según los expertos el petróleo podría acabarse hacia 2050. Las personas tenemos poco conocimiento de cómo se mueven estos mercados. Los expertos dicen que por cada tres barriles que se producen, actualmente se consume uno. Que es tal la especulación que hay intermediarios que mantienen reservas en barcos esperando el mejor momento para vender. Y que aunque es un bien por el cual se pueden comenzar guerras, en el futuro, el agua y los cauces hidrográficos, tan necesarios para la agricultura y la vida, serán uno de los motivos de conflicto, alerta que hace tiempo dio la ONU.
Resumiendo, frente al temor de lo que pueda pasar con el dólar y la economía estadounidense, China y Rusia compraron oro por si fuera necesario dar valor a una nueva moneda y formaron el grupo de los BRICS. Ante ese paso, Estados Unidos comenzó su propia guerra del petróleo para bajar los precios y que esas dos potencias disminuyeran sus ingresos de divisas. Este último tratado con Irán que se ha firmado en estos días, también incluye por parte de Estados Unidos inversiones en el sector de las extracciones petrolíferas. La cuestión es: ¿cuál de estas dos políticas ganará a corto plazo, la del oro o la del petróleo? Lo que Estados Unidos quiere es mantener su hegemonía, lo que esperan China y Rusia es el relevo, especialmente la primera.
Este próximo mes de octubre el FMI debería revisar, lo hace a mitad de cada década, las monedas de reserva que operan junto al dólar, que entre otras son el euro, la libra inglesa, el marco alemán, el yen japonés, el franco francés, el franco suizo. Se da por seguro que el yuan chino debería obtener una alta valoración, tomando en cuenta que la economía china es la primera del mundo. Y si esto no se da así, existe la posibilidad de que algunos de los países antes citados, ya sea de manera individual o en grupo, creen una nueva moneda con la que comerciar, avalada, además, bajo el viejo sistema del patrón oro, con el que pueden responder o utilicen alguna de sus propias monedas. Ya hemos visto un precedente peligroso de lo que puede llegar a pasar. La pasada semana las cotizaciones en la bolsa china cayeron a valores propios del crack bursátil del 29 que se produjo en la bolsa de New York, situación que el gobierno chino intentó contener mientras que en Wall Strett unas horas más tarde se señalaba un fallo técnico, quizá una simple excusa, con el fin de detener las cotizaciones. Pensemos, además, que el primer tenedor de los bonos del Tesoro norteamericano es China.
Ante esta situación, que ya parece irreversible, el temor es que Estados Unidos se niegue a aceptar una situación largamente anunciada, la de su pérdida de hegemonía económica, comience o se involucre en algún tipo de guerra. Los analistas llevan tiempo prediciendo, ya ha habido algunos conatos, que podría comenzar por los mares del Sur y del Este de China, basándose en los lances que esta y Japón mantienen sobre algunas islas. Por el lado de Ucrania, está claro que la Europa del Este necesita el gas que viene de Rusia. En este sentido podríamos creer en una apuesta más prudente. Rusia, además, mostró al mundo su potencial bélico el pasado Día de la Victoria (conmemoración de la victoria sobre los nazis) con un amplio despliegue militar llevado a cabo sobre importantes ciudades de su territorio. No olvidemos que este país perdió en aquella guerra más de 27 millones de personas. Aunque las autoridades de los principales países occidentales fueron invitadas, no acudieron. Recientemente, Estados Unidos anunció que desplegaría una red antimisiles en Polonia. Como respuesta Rusia desplegó 40 baterías móviles de misiles intercontinentales Iskander en la frontera de Kaliningrado, y Estados Unidos, inmediatamente, desistió de su propuesta, ya que de momento, no tiene ningún tipo de antimisil que pueda detener a aquellos. Mientras tanto, y esto es importante tenerlo en cuenta, Alemania y Japón han aumentado su rearme, y también lo han hecho otros países de la UE. También Estados Unidos, Rusia y China. Y, un dato que debe ponernos a todos en alerta, ayer, Japón aprobó por mayoría (60% de los votos) el proyecto de ley que permite a este país, por primera vez desde la II Guerra Mundial, intervenir bélicamente fuera de su territorio. Hecho que le prohibía el artículo 9 de su Constitución. Hay otro precedente, que también resulta alarmante, hace poco se insinuó, y cuando una noticia como esta aparece en la prensa, es que ya ha sido debatida, que debería formarse un ejército europeo. Recordemos que, además, estamos integrados en la OTAN. Aunque es una opinión personal, y dados los acontecimientos, no sería nada extraño que se volviese al reclutamiento obligatorio. Algunas leyes represivas como las que se han aplicado en España o Francia en las que se comenta sobre posibles situaciones excepcionales, causan alarma, y, creo yo, avisan de posibles escenarios futuros. Lo de crear un ejército europeo común, casi se corrobora con las palabras que pronunció Hollande hace un par de días, planteando que se debería llegar a formar un gobierno y un parlamento común en la zona euro.
Por otra parte, se está viendo que desde 2010, en los Estados Unidos, el Pentágono viene cediendo a las unidades de policía local vehículos, aviones, helicópteros, armas y cargadores (vacíos) lo que ha permitido la militarización de ésta. De tal modo, se la ha visto actuar en los últimos sucesos de corte racial que han sucedido. Recientemente han comprado unos 60 millones de cartuchos de munición de una vez, equivalente a lo que necesitarían para 10 años, algo que nunca antes había ocurrido. Para más preocupación, el pasado día 15 de julio ha comenzado en Estados Unidos una maniobra que durará dos meses y consiste en desplegar tropas sobre siete Estados, de los cuales dos serán considerados, a tal efecto, como enemigos (Texas y Utah). Aunque de esto no he visto información en los medios de prensa españoles, esa decisión ha causado gran malestar entre la población norteamericana que sí ha sido ampliamente informada por la prensa. Se llegó a comparar esos siete Estados con los de Medio Oriente, en donde hay conflictos. Finalmente, la gente, el actor Chuck Norris ha sido uno de los más activos en defensa de la transparencia, se ha decantado por la posible imposición de la Ley Marcial, con el fin de desarmar a la población. ¿Quizá piensa los Estados Unidos que puede ser invadido su territorio? Parte de la Reserva Federal y del personal ha sido trasladada a otro Estado, y otras medidas similares han puesto en alerta a la población. Se da la circunstancia de que Tejas, es el Estado con mayor producción de petróleo. Su gobernador dijo que iba a estar vigilante de lo que hiciese el ejército, ya que además en esos Estados se cerraron de un día para otro, 10 centros Wall-Mart, y así permanecen a día de hoy, no se sabe con qué fin, y el que han dicho (problemas de fontanería) nadie se lo cree. Evidentemente, ante el caos de una bancarrota o cualquier otra situación excepcional no es lo mismo controlar a una población armada que desarmada. En este momento, cualquier persona que en los Estados Unidos desee retirar los ahorros de los fondos para su jubilación ya recibiría un 25% menos del valor que en su día depositó.
Hay que decirlo claro, estos temas se pueden leer en la prensa norteamericana sin dificultad. Numerosos miembros de organizaciones sociales, pacifistas, economistas, políticos e incluso militares de aquel país, pero no sólo, también de Rusia, están muy preocupados por la situación internacional, dan conferencias sobre el tema y alertan a la población, porque el mayor temor es que ante una pérdida de hegemonía económica y ya sabemos que es la economía la que mueve el mundo, incluida su política, Estados Unidos o su socio, Japón, al que tiene obligación de defender en caso de algún conflicto en el que este país intervenga acabe en un conflicto de consecuencias imprevisibles, ya que como demuestra la historia, ante situaciones parecidas, se ha recurrido a la guerra. A esta situación se la conoce como Trampa de Tucídides.
Los ciudadanos estamos indefensos, no sólo ante estas situaciones, sino ante las decisiones que ya se hayan podido tomar sobre el próximo futuro y sobre las que nadie nos ha consultado ni nos consultara. Podría sumar varios asuntos más, todos muy preocupantes, pero de momento sólo quiero añadir esta pregunta: ¿por qué estos temas no se hablan abiertamente en nuestros periódicos? ¿Por qué se escatima información o no se da espacio a la que verdaderamente la tiene? Un pueblo informado debe saber quién le gobierna, quién le informa, y con qué intereses. Vista la solución que Europa ha dado a la deuda Griega, ¿qué podemos esperar de sus próximas decisiones?



Notas:
Operación Jade Helm 15
«Trampa de Tucídides». En la Historia de la Guerra del Peloponeso, el general Tucídides (siglo V a C)
escribió que «lo que hizo la guerra inevitable fue el crecimiento del poder de Atenas y el miedo que esto provocó en Esparta». Al margen de otros posibles ejemplos, buena muestra de ello nos han dejado las dos últimas guerras mundiales.



Publicado en Nueva Tribuna 17-07-2015

2 comentarios:

  1. Magnífico artículo, Pilar. Gracias por alumbrar tanta oscuridad informativa. Resulta paradójico que en la era de las TIC, cunda tanta desinformación ciudadana sobre aspectos de la relevancia que has tenido a bien ilustrarnos.
    El hecho de que muchas potencias mundiales estén retornando a las viejas ( y temibles), políticas de rearme nos sitúa ante un horizonte inquietante. Los grandes actores de la geopolítica (EE.UU, Rusia, UE) y otras potencias económicas (China, Japón, etc), se mueven en un tablero de ajedrez peligroso y complejo, en el que cada movimiento tiene repercusiones a nivel global. Y los peones, como siempre, en primera línea de fuego. Lo preocupante es que esos “peones” somos todos nosotros, los ciudadanos corrientes. Un abrazo y gracias por tu escrito.

    ResponderEliminar
  2. Dices bien, Paco. Eso son: "viejas y terribles políticas". Habrá que reclamar una parte en ese tablero para que la ética tenga un sitio.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.