© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


jueves, 14 de enero de 2010

LA FAMILIA EN HARRY POTTER

La familia en Harry Potter no es un tema del que se haya hablado. Se comentó mucho, sí, el sentido mágico de la historia; la simbología de los nombres elegidos para los personajes; el papel de cada uno.
Al principio, algunas voces se alzaron desde diversos sectores para denostar la obra, pero ¿cómo no rendirse a la evidencia de sus supermillonarias ventas y la visión indiscutible de millones de niños leyendo felices y entretenidos los libros de más de 200 páginas de la señora Rowling? Sí. Pero ¿qué tienen las historias de Harry Potter para que gusten tanto? Veamos... Un poco de Superman, de Cenicienta y de otros muchos cuentos populares e infantiles que conocemos. Eso sin duda. Pero además tiene algo más que, a mi juicio, ha pasado desapercibido y que es: ese cotilleo, esa descripción de la vida diaria de la familia de Harry Potter, compuesta por sus tíos y primos y por el recuerdo de los padres fallecidos, que además eran magos, circunstancia que se oculta a Harry Potter y que forma parte del secreto familiar. Y ahí se nos hace la luz... Esa familia es en todo parecida a las nuestras. Quizás en la nuestra no haya magos, pero puede haber un pariente que falleció en un psiquiátrico y del que jamás se habla, como tampoco se habla de aquel que se suicidó, ni del que fue un atracador de guante blanco, un verdugo, un dictador, ni de la que tuvo varias parejas y a la que no dudaron de calificar de puta, ni de aquella que se hizo un aborto, ni de la otra que dijo a su hijo que fue sietemesino por disimular que se casó embarazada. En la familia de Harry Potter ciertas cosas no se nombran. Y en las de los demás tampoco, por eso se oculta el incesto, el abuso sexual y las mujeres se ponen maquillaje para disimular los golpes de su pareja. Percibiendo esto, también vemos cómo cada época social tiene sus condicionamientos y sus traumas y enfermedades peculiares. Y... ¿por qué Rowling nos habla de tíos y de primos y no de padres e hijos, o de abuelos? Porque para que sea «políticamente correcto» es más fácil hablar de tíos y primos. De este modo son los tíos de Harry Potter quienes le organizan la vida desde la primera hora de la mañana; quienes lo maltratan física y psíquicamente sin darle amor ni respeto mientras su primo Dudley no tiene mejor ocupación, según nos dice la autora, que la de «cazarlo». En estas penosas circunstancias ¿qué más ocurre en la vida de Harry Potter? La autora lo dice claramente: «no tiene amigos en el colegio», por lo tanto, no tiene a quién confiar su sufrimiento, está solo, y para colmo vive como si fuera el cubo de la fregona o un viejo objeto abandonado en la alacena que hay bajo la escalera de la casa de sus tíos. Todo esto, claro está, hasta que su vida empieza a cambiar.
Eso es lo que tiene de interesante la vida del personaje llamado Harry Potter, es un espejo donde muchísimos niños y adolescentes, jóvenes y adultos dan una mirada a su propia vida, hogares en donde habitualmente aparecen problemas a causa de las decisiones que toman los adultos. Por cierto, ¿se han dado cuenta de que existen normativas que regulan en el mundo la tenencia de armas, el examen de conducir, el de caza, el de tenencia de animales, etc., y en ningún caso, salvo aquellos requisitos que se exigen a quienes quieren adoptar un niño, a nadie se le solicita ninguna certificación de su valía como ser humano para ser madre o padre? ¿Es que la ley natural de la procreación nos hace por alguna razón mejores padres que aquellas personas que están dispuestas a adoptar?
Sí, de acuerdo, pero ¿qué más tiene Harry Potter, qué otro mensaje subliminal o inconsciente nos ofrece? Para mí, también deja bastante claro la señora Rowling, especialmente en el primer libro de la serie, lo difícil que parece ir por el mundo. Hay una cantidad extraordianaria de frases adversativas con nexos como «pero» y «aunque» que siempre implican que las cosas no son como quisiéramos o que puden torcerse. La autora utiliza este tipo de frases continuamente y lo hace hasta en las descripciones más simples. Por ejemplo, cuando nos dice que el señor Dursley «cayó en un sueño tranquilo(...) pero el gato no». Son frases de tal sencillez que recuerdan aquellas que nos enseñaban en los primeros cursos de los colegios, cuando de niños debíamos hacernos con el lenguaje y con las situaciones que éste describe. Además hay otras frases que comienzan por un «no» y acaban luego en la afirmación de algo y también resultan interesantes.
Pero entonces... ¿es tan importante el contenido familiar en Harry Potter y sus aventuras? Desde luego que sí. Ahí está ese tío que tiene una fábrica de taladros, algo que por sí solo nos habla de un objeto que hace agujeros, hace ruido y taladra; y este mensaje nos llega perfectamente a nuestro corazón. El tío de Harry Potter no podría ser panadero. Evidentemente.
Lo que vemos en esta obra es un niño privado y limitado en su libertad; carente de amor salvo por el que le dan los extraños y los amigos; y un ser confiado a su suerte.
Y entonces surge la pregunta esencial... ¿Y hubo voces que se levantaron contra esta obra? Pues... sí. ¡Vaya por Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión.