© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


jueves, 21 de abril de 2011

NIETOS



Por: Pilar Alberdi

Y me pregunto yo, de qué hablarán, él con sus dos años y medio, que ya dice palabras en español y en inglés, sabe contar los números y leer hasta 10, y mientras va haciendo equilibrio por el paseo marítimo en su bici sin pedales canta canciones propias de su edad... "Estaba el señor don gato..."
Qué le estará diciendo ella, que a sus cinco años trae del patio del colegio en donde juega los recreos, los bolsillos llenos de semillas, y le gusta pedir ramos de flores a su abuela, y aprender nombres mágicos como heliotropo, jazmín, madreselva, azahar... Que huelen tan bien, casi como perfumes...

Y qué conversación tan increíble tendrá ese pequeño arrancando briznas de hierba con intención de llevárselas a la boca. Todavía no sabe que hay hormigas, ni saltamontes, ni que por las mañanas el rocío brilla en miles de gotas, mientras los tordos, los petirrojos, los carboneros, las palomas y los gorriones comienzan a despertar el día junto al agua de la fuente.
¿Y esa espada? Tan mágica que hace grandes pompas de jabón en donde se reflejan las sonrisas y los adultos que los miran embelesados, sonríen como si estuvieran en el cine viendo la mejor película de su vida, porque la niñez es siempre tan digna de admirar, que es imposible no sonreír ante la magia del instante.

Y aunque no sale en las fotos, a un lado esta Luna, una perra tranquila, haciendo de Nana como en la historia de Peter Pan, mirando cómo juegan los niños de los humanos, mientras ella se mantiene a cierta distancia, bajo la sombra de las nubes que pasan gordas, blancas y redondas, pero sin quitarles la vista a los niños, cosa que no haría ni aunque apareciese un gato.
Es la Semana Santa de Málaga.
Mientras los nuevos brotes de la familia van creciendo luminosos, y aún quedan por llegar nuevos retoños.

4 comentarios:

  1. Que maravilla los niños! Los mios ya están más grandes, pero aún así siguen sorprendiendo. Mi madre la verdad que siempre que puede se los lleva a dormir, y mi abuela, dice bien orgulllosa que son sus bisnietos jajaja

    Son una preciosidad de niños, disfruta de ellos!! Un besito y que pases una buena semana santa!

    ResponderEliminar
  2. "¡Qué maravilla los niños!" Cuánta razón tienes, nos hacen valorar la vida, nos obligan a pensar cómo encarar el futuro, nos hacen sonreír constantemente. Y como abuelos, revivimos nuestra paternidad a su lado, y nos enamoramos de su pensamiento, de su inocencia llena de preguntas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado leyendo las palabras que dedicas a tus nietos, emanan ternura y belleza. Enhorabuena, son preciosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras, Felisa. A mí también me gusta mucho leer en tu blog cuando hablas de tus niños, cuando veo que vais en familia a visitar museos, cuando me entero de que les gusta mucho leer, cuando en tus fotos los observo acompañandote a presentar tus obras.
    Los niños... Es imposible no hablar de ellos. Nos aman sin condiciones; nos obligan a ser mejores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.