© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)

lunes, 20 de febrero de 2012

SUEÑOS DE VERDE de Alexis Brito




Reseña: Pilar Alberdi

Publicado por Albis Ebook este poemario adolescente de Alexis Brito Delgado reúne algunos de sus primeros poemas y se abre con un prólogo en donde el autor da cuenta de su trayectoria literaria. La introducción al mismo es la frase de Rimbaud: «El poeta se convierte en evidente a través del largo, sistemático e ilimitado desorden de los sentidos». O, lo que es lo mismo, la persona que es el poeta, se reconoce, se descubre a través de la parte inconsciente que le devuelven las palabras que surgen a través de cada poema. Y en ese esbozo, a modo de volcar la mirada sobre un espejo, nosotros también nos reconocemos. Vemos reflejado ahí, en este caso, nuestra adolescencia..
Alexis Brito Delgado reconoce como padres literarios a Yeats, Baudelaire, Rimbaud, Whitman, Blake y otros a los que llegó posteriormente como Brecht.
El poeta, ya no como adolescente sino como hombre que hoy puede mirar atrás, dice: «tenía la edad y la sensibilidad perfecta para sumergirme en aquél océano enmarañado. Mi creatividad por las nubes y, dado que era un chaval solitario e introvertido, descubrí que la poesía era la forma ideal de desahogarse». Él sabe que «bastante complicado es publicar una novela, como para perder el tiempo enviando mis poemarios a editoriales», sin embargo no cede ante la tentación de rescatar estos poemas del pasado y hace bien porque nos permite vernos reflejados en ellos. Y sin bien es verdad que hoy en día, es decir a partir de mediados del siglo XX «la poesía es la hermana bastarda de la narrativa» cualquiera que tenga una trayectoria lectora sabe que en un poema cabe tanto o más que en 500 páginas.
Se quiere libre el poeta de las limitaciones de la rima y el conteo silábico, pero en esto de las formas no hay libertad posible, todo lo que nos antecede está en nosotros, y en su caso algunos poemas muestran un ritmo que no puede escapar al acento prosódico y a la utilización de ciertas palabras en beneficio del ritmo.
Encontramos también en este poemario palabras cultas o en desuso para el habla popular y que sirven para recrear un ambiente y una atmósfera para los sentidos a la que calificaríamos de romántico-gótico:«templo, ruinas, deidades, máscaras, óbalo, lumbre, demonios, infierno, destino, velos alabastro, azabache, carmesíes....» Palabras que sirven para acompañar sentimientos dolorosos, certidumbre del caos y fe en la esperanza.
Cita el autor entre su poemas preferidos los siguientes: Ruinas de neón, Sueños de verde (que da el título al libro), Siento mis sueños, Ensueños e Historia, a los que percibe como una «pentalogía sobre el amor no correspondido».
En esta poesía el uso del gerundio es abundante, lo que no hace más que recordarnos las fuentes de las que se nutre, y que estamos en presencia de un poeta. Lo apreciamos ya desde el primer poema «Ensueños».
Hay poemas escritos en segunda persona, en diálogo con la persona evocada; y otros en los que el poeta confiesa lo que siente de un modo directo... «Déjame decirte lo que creo...» De este modo comienza el poema «Noches interminables».
Frente a unos poemas más clásicos, hay otros de estilo moderno. Es el caso de «Aves de promesa» que a través de la carencia de determinantes, consigue provocar imágenes que se multiplican en evocaciones a ambientes diferentes, e implícitamente surgen a través de la enumeración: metáforas y comparaciones.


AVES DE PROMESA

Susurros de fragantes hierbas,
manos danzantes,
corrientes violetas de agua,
desiertos infinitos,
peces brillantes.
Cielos despejados de nubes,
bosques misteriosos,
miembros orantes extendidos,
ojos sesgados al anochecer.

Aves de promesa
volando alto
en el tiempo de verano.

Flores extrañas,
hogueras donde arden sentencias,
ciudades vivaces,
calles sinuosas,
mares turquesas,
tapices de estrellas rojas, azules y amarillas,
dulces sonrisas peregrinando,
pies descalzos pintados.

Aves de promesa
volando alto
en el tiempo de verano.


Cierra el libro la frase de Novalis: «Lo que ahora no alcanza la perfección, lo alcanzará en un intento posterior o reiterado; nada de lo que abraza la historia es pasajero, y a través de transformaciones innumerables renace de nuevo en formas siempre más ricas». Y el hombre que fue ayer aquel adolescente sigue hoy en la tarea. No ya sólo desde la poesía, sino también desde la narrativa.

Nota: puedes descargar este libro gratuitamente desde la página de la Editorial Albis Ebook. La obra contiene ilustraciones interiores y de portada de Ösk. La maquetación interior la ha realizado Carlos Daminsky y la de portada, Anabel Zaragozí. Descarga el libro en este
enlace
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu opinión.