© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


domingo, 20 de enero de 2013

"DESEO" DE LIAM O'FLAHERTY



Por: Pilar Alberdi

Liam O'Flaherty (1896-1984), autor irlandés, «vivió en varios países del mundo, desde Brasil hasta Estados Unidos en donde tuvo experiencias y trabajos muy diversos. Regresó a Irlanda en 1921 para recuperar el contacto con la gente y los lugares de su familia. Inició entonces una larga e intensa carrera literaria que le convirtió en una de las figuras más representativas de la narrativa irlandesa contemporánea».
Publicado por Nórdica Libros en 2012, Deseo reúne dieciocho cuentos, cuya característica principal es la de mostrar un ambiente en el que las personas y también los animales intentan sobrevivir a la adversidad. Es el caso del pequeño niño del cuento que da título al libro e igualmente el de la pareja de halcones que es atacado por los hombres que desean robarles los polluelos. La narrativa de Liam O'Flaherty nos permite percibir la vida como si la viésemos en un documental, en el que no faltan primeros planos; sus imágenes nos dan una visión realista. Basta con recordar en un cuento las palabras que evocan la lucha que mantuvo el halcón con sus enemigos los hombres y el resultado: «...el cadáver flotaba sobre las aguas, con las alas plegadas, la cabeza caída y el cuello torcido. La corriente se lo llevaba océano dentro». Esa explicación alcanza para saber lo que ocurrió en el acantilado.
Hay un cuento muy especial: La roca negra, en donde se detalla la vida que habita en la roca (cangrejos, pequeños peces, moluscos, algas...), cómo le afecta la bajada y la subida de las mareas, el sol, la lluvia. Pero no sólo recoge ese ambiente sino el que le rodea. Así describe, por ejemplo, el reposo de una gaviota en el mar: «Cayó en el mar como si fuera una pluma; sin un movimiento de las alas extendidas y con las patas sueltas».
Sus cuentos nos hablan de lo difícil que es vivir. De la pobreza de la época, que consuela a los míseros, recordándales que aún pueden llegar a ser más pobres, lo que, además, los hace agradecidos y también generosos entre ellos. No faltan frases en boca de los personajes que forman parte del refranero popular de todos los pueblos: «Cualquier cosa es más duradera que el hombre», «Qué corto es el viaje que va del vientre a la muerte». Una época en la que eran las familias las que negociaban en qué manos caería una joven casadera; en la que las personas valían poco más que el ganado.
Sin duda conmueve su piedad siempre presente hacia los más desválidos, ya sean animales o personas. Un libro especial. El único que el autor publicó en irlandés. Un libro de su tierra, de sus gentes y sus deseos.





2 comentarios:

  1. Una reflexión sobre de donde venimos y a donde (esperemos que no) podemos volver.
    Gracias Pilar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Así es, Ángel. Y no están tan lejos para nosotros esos tiempos, que fueron los de tantísimos españoles.
    Gracias por tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.