© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)

miércoles, 20 de marzo de 2013

MEMORIAS DE LETICIA VALLE




Por: Pilar Alberdi

«Beso a mi voz, que expresa tu mandato,
la suelto y voy hacia ti como paloma»...
Rosa Chacel (Del poema Apolo)

Memorias de Leticia Valle (1945) de Rosa Chacel es uno de esos libros, como otros muchos, que no está de moda. ¡Pobres modas pasajeras de la literatura!... o ¡pobres libros de las modas pasajeras! Si algo tengo claro, es que esta novela de Rosa Chacel, al igual que otras suyas, siempre nos esperarán en una biblioteca.
La novela cuenta la historia de una adolescente que se ahoga en una familia sin madre, con un padre que acaba de regresar mutilado de la guerra. Su vida, en los primeros capítulos, también trascurre entre la casa de la abuela paterna y sus tías, y, muy especialmente con una de ellas. Hay, además, secretos familiares, palabras nunca dichas. Tras el regreso del padre abandonan la capital (Valladolid) y se marchan a vivir a un pueblo (Simancas) donde descubrirá el mundo que la rodea.
En ese nuevo ámbito, más solitario que el anterior, pero en donde los extraños, la gente del pueblo se torna más cercana que la de la capital, Leticia conocerá nuevas personas que influenciarán en su vida y se desenvolverá en una época tan difícil para ella como es la adolesencia.
Es una novela con encanto, sencilla y profunda a la vez, que busca en la forma en que está escrita, la precisión. No hace mucho tiempo se la intentó vender como una nueva versión de la Lolita de Nabokov. Personalmente, para nada la situaría en ese contexto. No encuentro, ni en la forma ni en el fondo, similitud con la obra citada, en cambio, si puede tenerla con multitud de experiencias que han podido vivir o viven las adolescentes que ven cómo cambia su cuerpo, y el trato de los demás hacia ellas.
Es una obra que nos permite, además, conocer cómo eran educadas las mujeres, bajo qué prejuicios y códigos, y cómo, al margen de otras limitaciones, estaba determinada por la clase social a la que se pertenecía.
Si bien se revela el inicio de la sensualidad en una adolescente y lo que esto supone para ella y las relaciones con las personas que la rodean, en todo momento hay una mirada crítica sobre el papel que ocupan las mujeres en la sociedad del momento.
Rosa Chacel, escritora a la que se incluye entre los autores de la Generación del 27 gustaba de leer a Dostoievsky, Balzac, Platón, Nietzche, Freud, Proust y a Juan Ramón Jiménez, quien la tenía en gran estima. Además, pertenecía al grupo de los cercanos a Ortega y Gasset, entre los que también se encontraba , María Zambrano.
La escritora nació en una época de cambios y con fresco cándor anuncia en su obra Desde el amanecer: «Empiezo por confesar mi orgullo más pueril, el de haber nacido en el 98. La fecha es suficientemente señalada como para que no sea necesario explicarla. Por aquel entonces unos cuantos españoles pensaban, hablaban, escribían, luchaban. Otros engendraban criaturas que tenían sentido y misión de compensaciones. Ya sé ha señalado que ese año fueron muchos los trabajadores que nacieron en España: todos con más méritos que yo: ninguno con más ganas». Esta declaración, sin ninguna duda, fue su bandera, pero también la de muchos intelectuales de la época, arrasados por una Guerra Civil que arrastró a la mayoría a la muerte o al exilio.


Algunas citas de la obra Memorias de Leticia Valle:

«En un momento supe de ella tanto como ella misma».
«Era la primera vez que allí, en aquella habitación, se hablaba de lo que pasaba en otras».
«No contestar es contestar, es demostrar que ha dado en el blanco».


Otras obras de Rosa Chacel: Desde el amanecer (1972), Barrio de maravillas (1976)


MUJERES DEL 98 Y DE LA GENERACIÓN DEL 27

Incluyo aquí un enlace al artículo Mujeres del 98 Porque, en general, no se las nombra. Y son autoras extraordinarias.
Y también este otro:El puzzle incompleto: mujeres del 27


Nota: en la foto aparece Rosa Chacel junto a Miguel Delibes y Rafael Alberti.

2 comentarios:

Gracias por dejar tu opinión.