© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


lunes, 27 de septiembre de 2010

EL CORAZÓN DE LA SEMILLA




Todos los árboles dan sus frutos, algunas más y algunos menos.

Para Yolanda, con cariño


Por Pilar Alberdi


Hay un viejo cuento que me gusta contarme cuando me quejo. No sé de quién es. Quizá sea de los que habitualmente llamamos anónimos o populares, pero aunque lo sean tienen autor y también coautores, porque el cuento va cambiando con los años. El relato dice que había un campesino que se quejaba al cura porque su casa era un caos contando conque en ella vivían su mujer, sus numerosos hijos, y su suegra. Y como siguiera quejándose, el cura, le dijo que la solución era que metiese en casa la cabra. Es decir, a veces, sólo cuando las cosas empeoran es cuando nos damos cuenta de los beneficios que tenemos, y que nuestra vida no merece tantas quejas... Quizás ésta sea la sabiduría que uno adquiere con los años, que tiene mucho que agradecer y poco de lo que quejarse. Y que los males que aquejan a nuestra generación, comparados con los de otras anteriores, acaso no sean tantos. Todo depende de con qué se compare.
Pero hoy vamos a hablar de árboles. De árboles y flores como metáfora de este conocimiento de lo que nos da y damos a la vida.
Permítanme traer los versos de una poetisa china de nombre Li Ch'ng-Chao que nació en 1084:

«La luna arriba, quieta.
Cierran las alas las cortinas...
Y sin embargo
yo todavía rozo esos pétalos caídos,
todavía me envuelve este perfume
que no acaba de irse,
y toco este momento todavía.»

«Y toco este momento todavía...» Las generaciones pasan pero mientras el mundo sea como es, los sentimientos serán los mismos.
Cuando yo miro hacia el jardín de la casa que ahora ocupo, y veo un par de naranjos, un chirimoyo, y tres mandarinos que han quedado de las viejas huertas que había en este lugar, y los veo florecer y dar sus frutos, siempre me digo: «míralos, ahí están dando sus frutos y sin pedir que nadie se los agradezca». Ahora, muy pronto estarán ya a punto de ser tomados con la mano, y yo me veré subiendo a una escalera, y bajándolos, haciendo zumos, deleitándome con el sabor de su pulpa, masticando sus gajos, y comparando sin ninguna necesidad si están más dulces o menos que el año anterior, porque hasta cuando nos dan algo sin pedirlo juzgamos su calidad y comparamos...

Y ahora voy a hablarles de una buena mujer de más de noventa años a a la que le gustan las flores y los árboles. Yolanda no ha sido una escritora profesional pero ha dejado a sus hijos y sus nietos unos cuadernos donde explica su vida. Ella, que se sabe ya, en esa frontera en que se hacen balances, ha dejado escrito un poema titulado: «Mi duraznero» que en español, sería «Mi melocotonero».


Mi duraznero

En mi humilde patio, en tibia mañana,
un árbol planté; elegí un duraznero,
como un hijo lo cuidé, pronto creció,
sus ramas vigorosas al cielo se elevaron

y en primavera, sus hermosas flores cuajaron
mostrando sus pétalos rosas.
Abejitas curiosas en suave susurro llegaron,
una ronda formaron, su néctar libaron
y en sus frágiles canastas el polen se llevaron.

Yo a su lado fui creciendo y también en primavera,
en mi vientre, un retoño floreció.
Así juntos caminamos por la vida.
Su copa en frondoso verdor se cubrió,
avecitas bulliciosas y píos en mi patio resonaron.

Bajo su sombra mis hijos jugaron,
se deshojaron sus flores, y sus pétalos
como hábil artesano, una alfombra rosada
en mi patio desplegó.

¡Cuántas cosas me regaló
en sus ramas como árbol navideño
con sus frutos engalanados!
Los años fueron pasando...

Yo en mi vejez te contemplo,
tú también envejeciste,
¡y sigues brindándome flores!

Yo partiré de este mundo
y tu seguirás floreciendo,
yo pido como homenaje
que en mi tumba depositen
una rama florecida
del árbol que yo planté,
en una tibia mañana.

Yolanda 21-06-2009

Querida Yolanda, gracias por tu vida, porque toda vida se despliega en ondas y afecta a otros; gracias a tus nietos que me han traído este poema desde Argentina; cuando ni tú ni yo estemos, seguirán floreciendo las primaveras...

4 comentarios:

  1. Me ha encantado, GRACIAS PILI!!! Un abrazo. Mariano.

    ResponderEliminar
  2. Si yo tuviera una abuela capaz de arriesgar su vida por sacarse una foto junto a unas margaritas amarillas... me sentiría muy orgullosa.

    ResponderEliminar
  3. Comentario de nuestra amiga Gaby Albano, que no pudo publicarlo porque no tiene cuenta de las que piden, asique aquí va...

    "Decia que mientras escribia se me escapaban unas lagrimas de emocion, de emocion y de orgullo. Orgullo de haber conocido a la abuela Yoli. Mujeres como ella quedan pocas, con tanta fuerza, interior y exterior. Tan inteligente y buena, querida y que quiere tanto.
    Espero poder volver a verla algun dia no muy lejano. Pero mientras tanto, diganle que tengo recuerdos hermosos de ella. La abuela dulce e interesada en sus nietos y familia. pero tambien en su tejido, sus esculturas. Una mujer completa que crio una familia feliz. Yoli, un beso y un abrazo grande. Te quiero mucho." GABI

    ResponderEliminar
  4. Ya conocía el Poema el Duraznero, se lo leyó a la Tía Alicia en su cumpleaños, la última vez que nos vimos y nos hizo lagrimear a todos. Esta publicación provocó revuelo y comentarios en todos sus sobrinos, sobrinos nietos y demás congeneres que la amamos profundamente por el ejemplo de vida que es para todos nosotros.
    Un beso enorme y gracias Pilar por compartirlo

    Silvina desde La plata, usando la cuenta del trabajo ;)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.