© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)

jueves, 9 de septiembre de 2010

LA CAJA DE LOS RECUERDOS




Por Pilar Alberdi


¿Conocen esas cajas de cartón que hacen de cestas de Navidad y que, las empresas suelen entregar a sus empleados junto con el aguinaldo de fin de año ? En una de esas cajas, con una etiqueta que dice «La caja de los recuerdos» guardamos nuestros pequeños tesoros. Son joyas, que como ustedes podrán comprobar, ni se pueden vender ni comprar.
La caja que los contiene es de color rojo y está vieja, y, además, cierra mal. Pero, dentro está la vida de una pareja y sus hijos...
Les haré un pequeño inventario de lo que contiene.
Un árbol genealógico realizado por nuestro hijo mayor para una tarea escolar, con fotos nuestras y de algunos de nuestros antepasados.
Una típica trompetilla de las que se usa en las fiestas de fin de año.
Una libreta con apuntes de chistes que surgieron espontáneamente en los almuerzos o cenas mientras conversábamos.
Un poema de nuestro hijo pequeño. Tema: «El amor...» (Tenía ocho años...)
Los primeros dibujos.
Un reloj realizado en cartulina cuya forma pretendía, seguramente, ser redonda, y que acabó siendo muy parecido a los relojes que pintaba Dalí.
Una cajita de madera forrada en papel con la intención de hacer un regalo de cumpleaños. Dentro está la foto del autor abrazado a la perra. Viene firmada: «departe de mí».
Lista de golosinas para comprar: «2 puros amarillos, 2 fresas, 2 moras, 2 esponjas, 2 lenguas, 2 regalices... »
Una dedicatoria con motivo de nuestro aniversario de casamiento: «feliz anibesario».
Mi primer libro publicado.
Una tarjeta de mi esposo junto a un papel todavía con el adhesivo de Interflora. Dice: «Gracias por 20 años de amor».
Una dedicatoria de cumpleaños de nuestra hija, entonces de 10 años, para su padre: «Porque tu nombre comienza por E... Eres una persona: Especial, Esbelta, Esperanzadora, Elegante, Exquisita, Entusiasta, Entrañable, Estupenda, Exuberante, Evidente y Estimada»
Mensajes cotidianos... «Mamá, levántame a las 7:00» «Y a mí a las 7:30». «Y a mí a las ocho».
Un cartel con la promesa: «No me voy a levantar de mal humor».
La carta que nuestro hijo pequeño escribió a su profesor, don Paco, donde puede leerse: «Y siempre te recordaré entre mis héroes preferidos: Batman, Superman...»
Un papelito con un castigo y los dibujos que lo acompañan: «Debo portarme bien. Debo portarme bien. Debo...»
Un sobre cerrado donde puede leerse: «Mi primera coleta». Otro sobre del mismo hijo, que dice: «Mi segunda coleta». Un tercer sobre con una tercera coletilla, que dice: «¡Mi última cabellera!» (Tenía doce años... Después continuó luchando para obtener el permiso para perforarse el lóbulo de la oreja y poder lleva un pendiente)
El primer ticket para entrar en una discoteca para adolescentes.
El de una fiesta de fin de curso.
Un programa de la Asociación de Astronomía en la que uno de nuestros hijos daba un curso.
Primeros carteles de clases particulares para ganarse un dinero extra en verano.
Una nota de nuestra hija comunicando que dio bien el examen de conducir.
Cartas de los hijos desde distintos campamentos y cursos en otros países.
El primer curriculum para presentarlo en un trabajo. Una primera tarjeta profesional.
Tarjetas de restaurantes y de hoteles donde lo hemos pasado muy bien.

Y una sigue revolviendo entre papeles y recuerdos y se da cuenta que no ha podido contenerse y está llorando, primero de risa, y luego es una risa suave, llena de recuerdos, de una vida que nos gusta volver a sentir. Y es que, es imposible no continuar riendo cuando cuando aparecen unas cartas a los Reyes Magos, y al Ratón Pérez. Y en estos últimos sobres, que están cerrados, todavía están aquellos dientes de leche...

Exterior de la primera carta:

«Ratonperez e mos e cho un lio que mama me sa ca ba el diente i se resbalaba menos mal que sa lio el diente.
Se nos ca yo el diente i lo en contramos al diente
(Aquí aparece la firma)
asta el diente
dios»

Exterior de la segunda carta:

«Raton Perez tequiero
mucho porfavor traeme
200 ptas te deseo mucha suerte
con los niños y niñas dile de
mi parte a mama y papa
que los quiero mucho y te
escribo 3 frases muibonitas
El Raton es pequeño
El Raton bibe en una casita
El raton tiene y jos»

Sí, estos son algunos de nuestros tesoros. Nos alegraron los días de nuestra vida, y nos alegrarán aún los que nos queden.


Nota a esta entrada: el dibujo infantil fue obra de Miguel Ángel Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión.