© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


miércoles, 3 de noviembre de 2010

CONSEJOS PARA JÓVENES ESCRITORES



Por Pilar Alberdi
Foto: parte de lo que veo cuando levanto la vista de mi escritorio.

Si eres un jóven escritor has de saber que encontrarás muchas puertas cerradas, más de las que habías pensado, pero un día una se abrirá.
Cuida, sobre todo, que para cuando se abra esa puerta, la primera de las que seguirán después, no hayas perdido la ilusión, la ternura, la capacidad de asombro, la alegría de sentirte vivo y de seguir luchando para que puedas disfrutar ese momento con placer, o al menos con una alegría merecida.
Lee cuanto puedas y de todos los géneros: poesía, teatro, guión cinematográfico, relato, novela, y sobre todo ensayo. No te olvides de la ciencia ficción, el terror, la fantasía épica. Y cualquier otro tipo de literatura o de información escrita.
Nunca olvides a Horacio que decía que «quien bien piensa bien escribe» y a Cervantes que opinaba que «quien lo sabe sentir lo sabe decir». Lee a los autores consagrados de otros siglos más que a tus contemporáneos, porque en ellos está la base. Y escucha música clásica cuando todavía eres un adolescente, al margen de que te guste la música propia de tu edad, porque a través de ella comprenderás las fugas de las notas para volver siempre a su equilibrio anterior. Ya que de eso depende la literatura pero con respecto a las emociones que has de crear y llevar luego al punto del que surgieron, y vuelta a empezar, unas veces en orden positivo, otras en negativo, ya sean suaves, medias, intensas.
Pon ímpetu pero también constancia, porque todo empeño conduce hacia un final, y eso mismo ocurre en la literatura. Si sólo crees que una novela está hecha de la trama principal y las subtramas e intentas crearlas como lo haría un técnico te equivocas. Está hecha de sentimientos que como decía Hitchcock, hay que saber crear y mantener en el público.
Dicho esto, nunca olvides lo que comentaba Ralph W. Emerson, que es «el lector el que hace bueno el libro». Por eso, siempre que puedas, lee más que lo que escribas. Haber leído mucho te permitirá ser justo, no sólo con tus obras sino con las ajenas.
Ser perfeccionista no es un mal ajeno a los escritores, si puedes aprovéchate de lo que habitualmente suele ser un problema.
Haz que tus personajes estén tan vivos como tú. Si no lo consigues deja la obra por un tiempo, quizá no sea el momento de continuarla. El tiempo que sabe curar muchos males, también entiende de éste.
No sueñes ser como otro escritor. No aspires a los logros ajenos. Nunca serás otro. Siempre serás «tú» en tu recorrido personal y profesional. En ti tienes la base de lo que escribas.
Pásate mucho por las bibliotecas y las librerías. Mucho más que por los corrillos literarios.
Por último, si consigues tener a tu lado una persona que te ame y que te diga que sigas adelante aún cuando tú no veas claro el camino... No sólo serás escritor o escritora, sino un ser afortunado. Y si, además, de ese tipo de personas, cuentas con más que van cerca de ti por el camino de la vida, entonces, lucha por que tu obra sea digna.



Frases que te pueden servir para mantenerte en la tarea de ser un escritor/a:

«El primer principio para escribir bien es pensar bien». Horacio
«Lo que se sabe sentir se sabe decir» Cervantes
«Emplea el lenguaje que quieras y nunca podrás expresar sino lo que eres». R. W. Emerson
«Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar». Paulo Coelho
«El que se guarda un elogio se queda con algo ajeno». Pablo Picasso
«La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad». Aristóteles
«...la palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, cuando quisiéramos conmover a la estrellas». Flaubert
«La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede».Aldous Huxley
«Se puede porque se cree poder». Virgilio
«Juzgar a otro es juzgarse a uno mismo». William Shakespeare
«La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si nunca hubiesen sido dichas por otro». Johan Goethe
«De igual modo que una vela enciende otra, y así llegan a brillar millares de ellas, así enciende un corazón a otro y se iluminan miles de corazones». León Tolstoi

Nota: La foto muestra parte de lo que veo cuando levanto la vista de mi escritorio. Un pequeño mascarón de proa, copia de los que hay en la casa de Pablo Neruda en Isla Negra, unos muñecos y una cajita que eran de mi madre, una caracola de Chile y otra de Argentina, una jarra de porcelona que mi esposo me trajo de un viaje de trabajo a Alemania, una colección de cámaras de fotos que fue surgiendo a medida que familiares y amigos iban adquiriendo nuevas cámaras, un dibujo de Miguel Ángel Buonarotti que me gusta,una distinción que me ofrecieron en Campo de Criptana (La Mancha) los Hidalgos amigos de los Molinos... La vida pasa. Se nutre de recuerdos.

2 comentarios:

  1. Pilar te voy a "pedir prestada" la frase de Cervantes que citas en tu entrada. Siempre será un honor unirla a esta de García Márquez con la que intento enseñar a los futuros periodistas que el texto sale del corazón "Hay que empezar con la voluntad de que aquello que escribimos va a ser lo mejor que se ha escrito nunca, porque luego siempre queda algo de esa voluntad"

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Sabía mucho Cervantes... Y cuánto le han admirado los autores de un punto a otro de este planeta. Me conmueve cuando en un libro veo ese reconocimiento.
    La frase que citas, me gusta mucho también.
    Esa voluntad... Sí, así es.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.