© Pilar Alberdi. Escritora. Licenciada en Psicología (UOC). Cursando Grado en Filosofía (UNED)


jueves, 15 de diciembre de 2011

CHEJOV/GORKI. Correspondencia



Reseña: Pilar Alberdi

Lo primero que debo decir de este libro de la Editorial Funambulista es que es una edición magnífica, muy cuidada y de una calidad insuperable, con traducción y postfacio de Rubén Pujante Corbalán. Lo segundo, que para aquellos que sientan respeto y admiración por las obras de Chejov y Gorki , será un placer pasar por estas páginas. Yo lo he hecho. y me he emocionado.

El libro nos muestra el acercamiento de Gorki (1868-1936) a Chejov(1860-1904), un autor ya consolidado. Ambos se llevan pocos años de diferencia, pero mientras que el primero es un escritor que se ha hecho a sí mismo y se considera un autodidacta; el segundo ha cursado estudios universitarios, es médico, además de escritor, tiene publicada gran parte de su obra, y lleva tiempo relacionándose con otros importantes escritores. Lo que los iguala, es que ambos obtienen sus ingresos, especialmente de la literatura, vendiendo sus cuentos a los periódicos.

Gorki en su primera carta, dice: «quisiera trasladarle mi entusiasmo por su admirable genio, amargo y conmovedor, a la vez trágico y tierno, siempre tan bello, tan delicado, Señor, tengo que estrechar, su mano de artista, su mano de hombre sincero y, no obstante, triste ¿no es cierto?» Esta última pregunta es representativa de todas las demás que hará en la correspondencia y muestra su profunda sensibilidad e inteligencia. Gorki intuye, admira, y siempre quiere saber más.

Las respuestas de Chejov, especialmente las primeras, son contenidas. No duda en preguntarle quién es, qué edad tiene, en recriminarle la utilización ampulosa de frases en la descripción que hace de los paisajes, pero aunque le reprende, lo felicita por su cuento «La estepa», y no duda en afirmar el sentimiento de que Gorki es un gran artista, alguien que «cuando describe algo, lo palpa con las manos». Y así, poco a poco, esta relación que es casi de discípulo a maestro irá igualándose.

No sólo tienen ambos escritores similar edad, sino que están enfermos, padecen tuberculosis. El ánimo que Chejov siente por el teatro acaba contagiando a Gorki; y éste anima a su amigo cuando aquél decae por los problemas de salud.

A través de esta correspondencia conoceremos detalles de su vida familiar, de la profesional, de los problemas tan graves que vive Rusia. Y en el momento en que Gorki es represaliado y deportado por su oposición a las autoridades, Chejov no duda en dimitir de su puesto en la Academia de Ciencias de San Petersburgo. Renuncia que también hicieron otros escritores, como fue el caso de Tolstoi.

También se puede apreciar en las cartas que se envían, la sinceridad de sus comentarios sobre sus propias obras y las de otros autores. En este último caso, un tipo de sinceridad, tan espontánea, que hoy me atrevería a considerar imposible en los tiempos que vivimos.

Son, sin duda, dos temperamentos muy diferentes. Chejov tan tranquilo, y Gorki que no sabe estar en reposo; pero coincidentes ambos en múltiples aspectos.

En estas cartas hay detalles que conmueven, uno de ellos es ver el cambio de Gorki, que pasa de ser aquél joven que deploraba el partidismo de algunos autores, y mostraba temor a visitar y vivir en grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo, al hombre que se entrega a la defensa de sus ideales políticos, y que salvando su acostumbrada timidez comienza a acudir a las ciudades en donde se reúne con la intelectualidad de la época, y puede, además, acudir a ver obras de teatro.

Componen este libro 89 misivas, de las cuales 48 cartas y 6 telegramas corresponden a Gorki ,y 35 cartas a Chejov. Ocupan los años que van de 1898 a 1904.

En el postfacio se nos explica, además, cómo fue la llegada del cuerpo de Chejov a Moscú, tras su fallecimiento en Badenwiler, Alemania; y la reacción de Gorki ante la forma en que sucedieron esos hechos, además de la dolencia por la pérdida de su estimado amigo.

En resumen: un testimonio esencial de lo que fue la vida de estos escritores, así como de sus esfuerzos por superar sus circunstancias y realizar una obra digna.

Les dejo el enlace a la Editorial Funambulista donde podrán encontrar, además, importante información sobre los autores rusos y su obra.

4 comentarios:

  1. Si he de ser sincera, siempre me interesa más lo que escriben los autores sobre su vida, que habla de todas sus calamidades y el mundo que les rodea, que lo que en ocasiones llega a interesarme su obra.
    Casi detrás de cada autor ruso se encuentra una dura lucha por sobrevivir, que termina siendo su mejor lección.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por seguir mi blog Terminé de leer. Siempre es un honor que un escritor desee leer a otro que quiere serlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, Begoña. Y, además, las obras que nos tocan el alma, que nos dejan algo, aquellas que volvemos a releer, son las que están más cerca de los sentimientos de los escritores, es decir de su vida, incluso cuando nada se nos dice directamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión.