Ir al contenido principal

Entradas

LOS INMIGRANTES: ¿MOLESTAN?

    Pilar Alberdi   La primera pregunta necesaria sobre este tema es: ¿por qué molestan tanto los inmigrantes? Y en tal caso: ¿cuáles de ellos? Esto tiene una respuesta sencilla: molestan los musulmanes, no importa el país de origen del que provengan y los subsaharianos. (Hay un nombre para definirlo: «islamofobia»). Los primeros por su religión. Y los segundos especialmente por « racismo » . Cabe decir, además que, entre estos últimos, muchos son musulmanes, algo que la mayoría ignora. Y en ambos casos, molestan por sus costumbres o lo que la gente, de manera generalizada y sin mayor conocimiento, interpreta como «sus costumbres». ¿A España solo llegan musulmanes y subsaharianos? De ningún modo. El resto llega como turistas en aviones como es el caso de los iberoamericanos; pero estos, evidentemente, no parecen molestar tanto, porque se supone, al menos aquí en España, que estamos reunidos por un pasado común, hablamos el mismo idioma, aunque sus rostros, muchas veces sean
Entradas recientes

LA HISTORIA DE UN CANGREJO ERMITAÑO

      Pilar Alberdi   Por si no lo sabes: todos somos como el cangrejo ermitaño. Joshua Waitzkin fue un campeón de ajedrez. Muy joven comenzó a ganar campeonatos y pronto comprendió que debía hacerse fuerte para superar la presión de ese tipo de eventos, primero a nivel regional, luego nacional y finalmente mundial. En 1993 se rodó la película En busca de Bobby Fischer , un retrato de su vida profesional como jugador de ajedrez. El joven ajedrecista sabía que todo influía en los resultados. Había campeonatos donde las fichas tenían un diseño diferente y eso podía distraerlo. Siempre podían surgir problemas durante el juego. Fue campeón hasta que decidió dejar de serlo. Porque si eres un Maestro de ajedrez necesitas continuar demostrando que lo eres. Comenzó una nueva etapa. Para relajarse empezó a practicar Tai Chi Chuan y al cabo de cinco años ya era campeón en tres categorías. Evidentemente, no podía dejar de competir. Después publicó el libro El arte del aprendizaje (

LOS INCONMOVIBLES

  Pilar Alberdi   Los inconmovibles… ¿Quiénes son? ¿Cómo, no hemos oído hablar de ellos? Sí hemos oído. Oímos todos los días, a todas horas, muchas veces su voz es la única que oímos, desgraciadamente. Están en todos los estamentos, pero muy especialmente en los de poder. Son los primeros en hacer cambios que no les afectarán, los primeros en subirse el sueldo, los primeros en pasar de lo público a lo privado por puertas de dudosa transparencia; los que nos arrastran a guerras de exterminio que no son nuestras. Son empresarios cercanos a los gobiernos de turno a los que siempre les irá bien, porque obtendrán margen de negocio y oportunidades de inversión; son fuerzas armadas del pueblo, pero que ya no miran por el pueblo. Y están en todos los países. Pero ¿quiénes más son los inconmovibles? También están entre los que menos tienen, sí, pero a estos yo los llamaría, los « indiferentes » . Hay gente que haciéndose el indiferente se cree importante. ¡Allá cada uno con la administración
  GUSTAR A TODOS  Pilar Alberdi  Nunca me preocupé de gustar a los demás. Los demás podían gustar de mí si querían. ¡Mentira! Esta última frase jamás la pensé. Pero una vez, sí, una sola vez en mi vida, viajaba yo en lo que entonces llamábamos un trasatlántico desde Buenos Aires a España y el padre de un amiguito que me había hecho en la piscina de clase turista me preguntó si hacía deporte «porque caminaba como una deportista». Sonrío al recordarlo. Tan pocas palabras habían bastado para hacerme sentir una reina. Está en alguna novela mía, que no se ha publicado todavía. Tenía yo 11 años. Hoy todo el mundo parece feliz con solo intentar gustar a los demás. No lo comprendo, de verdad. Para ello, se visten de manera similar, nada de destacar en exceso, mejor todos pareciditos, y se tatúan con dibujos similares y a veces hasta increíbles, y no hablo de dragones o demonios. El otro día, por ejemplo, estaba yo en la playa y vi pasar a mi lado, ¡lo juro! se me fueron los ojos tras e